¿Y si el gesto más mágico de esta Navidad
fuera poner el celular encima de la mesa?